Chupachups crujientes de patatera

Chupachups crujientes de patatera con quenelle de patatas meneás

Ingredientes

Preparación de la receta

La idea es realizar con un trozo de morcilla patatera una bola que pincharemos en un trozo de brocheta para darle forma de chupachups, de esta forma es más vistoso el aperitivo y más cómodo de comer. Después lo bañaremos en una tempura, bien esta que os propongo, la que vosotros realizáis habitualmente o una comercial, eso lo dejo a vuestro gusto. La tempura que os indico tiene la cualidad de ser crujiente de manera que al comerla rompe en boca y nos sorprende con una exquisita patatera calentita, bien dulce o picante, tu decides cual es la que te gusta más.

El truco de esta receta de tempura, para que quede muy crujiente, es el alcohol (vodka) utilizado para rebozar.

PARA LOS CHUPACHUPS:

- Para este aperitivo es mejor utilizar una patatera fresca, de manera que se pueda trabajar bien y en cuanto a la clase eso va en gustos: dulce o picante. Particularmente me gusta más la elaborada con pimentón de La Vera dulce.
- La elaboración es muy simple, con trozos de patatera, a los que habremos quitado la piel, elaboramos unas bolas de tamaño regular para que se puedan comer de uno o dos bocados (de unos 20 g aproximadamente).
- Las pinchamos en unos palitos de brocheta, que habremos cortado previamente para que no sean muy largos. Los dejamos enfriar en el frigorífico para que tomen consistencia. También se pueden poner un rato en el congelador, sin que lleguen a congelarse.
- Mientras haremos unas patatas meneás según se describe más abajo.
- También prepararemos la tempura mezclando todos sus ingredientes con una varilla.
- Sacamos del frigorífico los chupachups de patatera y los sumergimos en la tempura fría. Los vamos friendo por tandas en aceite de girasol hasta que estén dorados y crujientes.
- Según se van sacando ponerlos a escurrir sobre papel absorbente de cocina o sobre una rejilla.

 

PARA LAS PATATAS MENEÁS:

- Esta es una versión de las tradicionales patatas meneás o revolconas, en lugar de torreznos y pimentón pondremos un poco de patatera. Pelar las patatas y reservar. Preferentemente en una cazuela de barro se sofríe el ajo a fuego suave para que no se queme, se añade la patatera desmenuzada. Se remueve y se añaden las patatas "chascadas" (para que suelten el almidón) en trozos pequeños.
- Se añade agua, sal y una hojita de laurel y se cuecen a fuego suave. Hay que ir "meneando" la cazuela para que la patata se vaya deshaciendo poco a poco, podemos ayudarnos de una cuchara o tenedor de madera. Debe quedar una especie de puré con trocitos de patata enteros.
- Unas patatas tradicionales estarían listas así, sin embargo en esta elaboración las pasaremos por un chino para darle una textura más fina y poder hacer unas quenelles con ellas.
- También se pueden hacer de una forma diferente. Se cuecen enteras, se pelan y se machacan con un tenedor. Luego se pasan por la sartén con unos ajos laminados y patatera, para posteriormente ir incorporando aceite en crudo y trabajándolas hasta que cogieran una textura lisa y untuosa.

Presentación

- Disponer en un plato una quenelle de patatas meneás.
- Incorporar uno o dos chupachups y decorar con un poco de pimentón de La Vera.
- Servir y comer recién hechos.

Fuente: https://conloscincosentidos.com